Este fin de semana se han celebrado en Logroño las jornadas de Lenguando a la Riojana, una serie de talleres y charlas impartidas por y para amantes de la lengua en general y profesionales de ella en particular: periodistas, traductores, correctores, intérpretes, profesores, comunicadores, escritores, etc. También tienen cabida los menores de un año con al menos un progenitor que cumpla estas características.

El ambiente en la calle LaurelLos lenguantes que ya estábamos en Logroño el viernes salimos a cenar de bar en bar en la famosa calle Laurel, con guía asignada y todo, ya que éramos ciento y la madre. De manera que el primer contacto se dio en un ambiente distendido, entre riquísimas tapas y vino de la Rioja. Todo un acierto para irnos conociendo cómodamente. Por mi parte, pude asistir al encuentro gracias a Reverso Context, que convocó un concurso de microrrelatos que gané. También tengo que agradecer a Molino de ideas ya no solo la organización del congreso, sino también que me acogieran en su viaje a Logroño, un gesto de amabilidad y confianza que no pienso olvidar.