Ahora bien, en España últimamente hemos sido podido oír bastantes declaraciones de políticos sobre personas que de la noche a la mañana se han convertido en deshonras para quienes los rodeaban. En estos discursos se nota, entre otras cosas, que el hablante intenta no pronunciar el nombre del susodicho y, por consiguiente, si puede, lo hace solo al principio. Después, debe recurrir a fórmulas como «este señor», donde a mí me gusta ver una reminiscencia de la peyoración del latino iste (además, ese sustantivo, señor, que se supone de respeto, es casi sarcástico).
Rajoy guarda silencio ante las acusaciones de Bárcenas
En el caso de Rajoy sobre Bárcenas no he podido encontrar un vídeo, pero sí de la rueda de prensa de Aguirre sobre Granados:
Fuentes: